Posted by & filed under Consejos y tips, Featured, Fiestas Infantiles.

Muchas veces pensamos en comida para Fiestas Infantiles y lo único que nos viene a la mente son dulces, pastel, helado y botanas con alto contenido en grasas, y solemos pensar que lo nutritivo es sinónimo de lo aburrido. Pero ya no es así, afortunadamente hoy existen muchísimas opciones deliciosas y nutritivas que, con un poco de imaginación, también pueden ser muy divertidas!

Te presentamos los Tips básicos para lograrlo:

1- Preparar comida que puedan comer solitos

En vez de una charola de sándwiches o croissants enteros, córtalos en pedacitos triangulitos, como mini-sandwiches, para que los peques puedan comer cada pedacito, sin necesidad de ayuda.

Lo mismo con las carnes, fiambres, quesos, etcétera. Como quien dice, todo en “bocados”. De igual manera con la Fruta, utiliza las de colores vivos y que sean fáciles de cortar, por ejemplo: sandía, plátano, mango, melón, fresas, etc. Con ellas puedes hacer figuras, brochetas ó acompañarlas con miel o con limón y sal.

2- Hacer combinaciones nutritivas

Actualmente, cada vez más se están dando casos de obesidad infantil. Por esto es importante ofrecerles comidas que incluyan tantos nutrimentos como sea posible, por ejemplo: Hamburguesitas Vegetarianas o de Pechuga de Pollo acompañada de zanahoria rayada o trocitos de queso, etc. y dejemos de lado las papas fritas y los nuggets.

3- Inventar almuerzos divertidos

Los niños comen con los ojos. Si queremos que coman, es importante que lo que vean les resulte atractivo. Adapta el menú al gusto de los niños. Por ejemplo, corta la zanahoria formando flores, los pepinos en 3 círculos juntos como la silueta de Mickey Mouse ó los tomates ó sandía como corazones y verás como le prestan más atención a los vegetales!

4- Cuidar el tamaño de las porciones

Tan importante como la calidad de la comida es la cantidad. Debemos enviar suficientes calorías para que los chicos puedan realizar sus funciones, pero no sobrealimentarlos. También ten en cuenta, que los más chiquitos en general, al estar en grupo divirtiéndose, tienden a comer poco y ven la hora del almuerzo como un martirio que les impide seguir jugando. Por lo tanto, si al ver el almuerzo es muy grande, a sus ojos será imposible de terminar, se desaniman y comen aún menos. Para acertarle a la cantidad justa, es preferible comenzar con porciones pequeñas. Si ves que los pequeños van terminando sus alimentos puedes agregar un poco más.

5- Proteger la comida del clima

En temporada de calor sobre todo, debes pensar que la comida puede estar expuesta algunas horas sin ser refrigerada, por esto, trata de surtir platillos como queso, o ciertos vegetales muy frescos que se oxiden fácilmente con el calor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *